Válvulas para lixiviación ácida a alta presión del níquel en autoclave

Mejora de la fiabilidad y la productividad de su proceso.

Los autoclaves se utilizan en la minería y en el procesamiento de minerales para extraer metales de cuerpos minerales refractarios. Un proceso típico para los autoclaves es la lixiviación ácida a alta presión (HPAL), que a menudo se usa para extraer níquel de cuerpos minerales de laterita, pero también se puede aplicar en la producción de cobre y cobalto. Metso tiene una amplia gama de válvulas y servicios para el proceso HPAL.

Beneficios

Socio confiable para las aplicaciones de válvulas más difíciles del mundo

 

Mejoramiento de la seguridad y confiabilidad del proceso de HPAL

 

Soluciones de válvulas probadas y comprobadas en campo en numerosas aplicaciones de minería

 

Soporte técnico experto y servicio en más de 40 países de todo el mundo

 

Mejora de la confiabilidad con válvulas óptimas para la lixiviación ácida a alta presión del níquel en autoclave

La HPAL en autoclave es un proceso desafiante que requiere las soluciones de control de flujo más difíciles. Las temperaturas y presiones son extremadamente altas, y los medios ácidos y los sólidos abrasivos aumentan el desgaste del equipo. Una operación óptima de la HPAL generalmente utiliza varios tipos diferentes de válvulas, como válvulas de alimentación y descarga de lodo, válvulas de aislamiento de bombas, válvulas de despresurización, válvulas de aislamiento de vapor y de tambor de vapor, así como válvulas de inyección de ácido.

Válvulas para la alimentación de lodo

Las condiciones que afrontan las válvulas en el proceso de HPAL requieren la mayor resistencia posible contra la corrosión y la erosión, así como contra el deterioro causado por los sólidos. La selección correcta del material, asiento y revestimiento juega un papel importante en el mantenimiento de la capacidad de sellado de las válvulas de alimentación de lodo.

Válvulas para la alimentación de ácido

El control de la alimentación de ácido es esencial en el proceso de la HPAL. Las válvulas deben ofrecer aislamiento absoluto. Si ocurren situaciones inestables, las válvulas y otros equipos de proceso en la línea de alimentación de ácido deben ser capaces de resistir concentraciones muy altas de ácido.

Válvulas para la despresurización

Los procesos de autoclave se despresurizan ocasionalmente como resultado de alteraciones operativas, situaciones de emergencia o mantenimiento. Durante la despresurización, se utiliza una línea de ventilación para reducir la presión y la temperatura dentro del autoclave. Una cuidadosa consideración de los materiales y recubrimientos de las válvulas se encuentra entre las principales prioridades al seleccionar las válvulas para este servicio.

Procesamiento de lateritas de níquel con tecnología HPAL

En el proceso HPAL, primero se tritura y se mezcla con agua para crear una suspensión que se precalienta y se alimenta a un autoclave. Luego se agrega ácido al recipiente para reaccionar con lodo.

El proceso HPAL utiliza altas temperaturas (aproximadamente 250 ° C / 480 ° F) y altas presiones (40–60 bar / 580–850 psi) para facilitar la lixiviación.

Después del procesamiento del autoclave, el lodo se devuelve a la condición atmosférica al pasar por dos o más etapas de bajada y un circuito de neutralización.

Una vez en condiciones atmosféricas, el lodo pasa al procesamiento aguas abajo donde el metal puede recuperarse de la porción líquida.

¿Qué tenías en mente? ¡Mira cómo otros han resuelto sus problemas!

Descargas

Pongase en contacto con Metso
Tu información está segura. Revisa nuestra política de privacidad para más detalles política de privacidad.
Gracias por su consulta.
Nos pondremos en contacto con usted tan pronto como sea posible.
Contacto